OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación
OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación

06/06/2013

La aparición del consumidor “híbrido” y su impacto en el sector alimentario

Tendencia emergente con implicancias significativas para las empresas de alimentos, retails y compañías de foodservice

De acuerdo a un nuevo informe de Rabobank, los consumidores están cada vez menos interesados en los productos del mercado promedio y, en cambio, están cotizando elementos de acuerdo a precio-calidad, entre los que se incluyen los alimentos básicos.

La aparición de estos “consumidores híbridos” es una tendencia emergente con implicancias significativas para las empresas de alimentos, retails y compañías de foodservice.

Según lo reportado por Rabobank, utilizando el  dinero ahorrado por la disminución de la calidad en los alimentos básicos, los “consumidores híbridos” tienden a productos premium, de alta gama, que importan más desde una perspectiva emocional y social, como las marcas premium en supermercados o restaurantes.

Como resultado de esta tendencia, el sector alimentario se volverá cada vez más polarizado entre valor y premium, en donde los jugadores que quedan en el medio lucharán por conservar su cuota de mercado.

“Las implicancias de esta tendencia de mercado son profundas y tocan áreas como ofertas de productos, canales de distribución, marketing y administración de marca. Dadas las fuerzas de consumo híbridas como, por ejemplo, el creciente rol de la mujer en el gasto de los hogares y la creciente importancia de los denominados Millennials [las generaciones Y y Z], creemos que el consumo híbrido es un fenómeno de larga duración. Por lo tanto, los procesadores de alimentos, minoristas y compañías de foodservice necesitarán adaptarse o arriesgarse a desaparecer”, comentó Mark Kennis, Senior Analyst de Rabobank Food & Agribusiness Research and Advisory.
Rabobank identificó las tres principales fuerzas que impulsan la tendencia del “consumo híbrido”: el desarrollo socio-demográfico, las estrategias de alimentos de los minoristas y el desarrollo macroeconómico.

En el caso de la primera, la investigación indicó que las mujeres son más objetivas que los hombres cuando se trata de adquirir alimentos. Además, las generaciones más jóvenes que crecieron utilizando redes sociales, son más propensas a tomar decisiones alimenticias en base a méritos, en lugar de hacerlo por fidelidad a una marca específica.

“La llegada de tiendas de descuento ha sumado opciones a los consumidores lo que lleva a bajar la calidad y en los últimos años, productos de marcas privadas han aumentado las opciones para mejorar los productos. Además, el uso de internet como herramienta para comparar productos y precios ha permitido a los consumidores tener mayor conciencia sobre la compra de productos alimenticios”, reportó el organismo.

En cuanto al desarrollo macroeconómico se reportó que la recesión global ha acelerado la “dualización” del mercado existente. “Las restricciones en el ingreso disponible y la pérdida de confianza han alentado la disminución de calidad en elementos básicos. Al mismo tiempo, los consumidores, ocasionalmente, desean ser indulgentes, incluso en tiempos de dificultad económica, cuando desean pagar un poco más por calidad premium”.

Pero también hay oportunidades. Rabobank identificó una serie de estrategias y tácticas que permitirán a los miembros de la industria beneficiarse de la aparición de los “consumidores híbridos”.

Una de estas estrategias es pasar al segmento premium de una categoría o producto específico. Por ejemplo, ofreciendo alternativas más saludables, usando ingredientes más naturales e incorporando responsabilidad social empresarial, así como prácticas sustentables.

Otra táctica es ofrecer productos de “valor” dentro del segmento premium y productos premium dentro del segmento de “valor”. Haciendo esto, las tiendas pueden atender a los consumidores que se han vuelto más conscientes de los costos, debido a la disminución de la confianza del consumidor y el poder adquisitivo.

También se pueden utilizar productos de valor para vender productos premium.

Fuente: Portal Frutícola 
Ver Galería Completa

Compartir: