OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación
OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación

05/08/2013

La certificación: Puente de calidad entre el productor y el consumidor

El mercado orgánico y la importancia de la certificación de sus productos según la visión del Ing. Agr. Pedro Landa, Director de OIA.

“No hemos heredado la tierra de nuestros padres; la tenemos en préstamo de nuestros hijos”
Lester Brown

En los últimos tiempos, ha habido un despertar en la sociedad. Los ciudadanos parecemos habernos dado cuenta que contamos con una herramienta fundamental de cambio social: el consumo. Como consumidores podemos elegir qué adquirir y qué promover, como por ejemplo, la sustentabilidad.

La preocupación y la consciencia que el hombre tiene sobre su propio bienestar y el medio ambiente continúan creciendo día a día a nivel mundial. Hoy nos encontramos con un consumidor mucho más exigente e informado, que espera que los productos que adquiere hayan sido producidos a través del uso racional de los recursos, protegiendo la naturaleza, preservando el medio ambiente, valorando la inocuidad y seguridad de los alimentos, y conociendo el origen de las materias primas con las que fueron elaborados.

Este nuevo consumo consciente y responsable, ha permitido un gran crecimiento del mercado orgánico. La calidad de un producto orgánico es igual o mejor que la de un producto convencional. Los productos orgánicos tienen más cantidad de antioxidantes, una mayor concentración de nutrientes, y a su vez tienen menos presencia de mico toxinas. Además de eso, el consumidor tiene como beneficio directo que no se utilizó durante la producción ningún compuesto de síntesis química.

Los beneficios de la certificación orgánica

En los inicios del mercado orgánico, no hacía falta la certificación porque el consumidor conocía la finca del productor y podía comprobar que el producto era producido en forma orgánica, respetando el medio ambiente y no utilizando productos de síntesis química. A medida que la demanda creció, se perdió la relación directa entre el productor y el consumidor, y éste último empezó a necesitar una garantía. Es por ello que para brindar esta garantía de calidad orgánica, surgen las certificadoras, empresas de tercera parte independiente, no involucradas con los intereses del productor y comercializador, y defendiendo los intereses del consumidor, otorgan  esta garantía. 

Cuando OIA otorga el sello de certificación a un producto o establecimiento, asegura mediante las inspecciones, que se han respetado las Normas de Producción y Procesamiento Orgánico y que no se han utilizado productos de síntesis química.

La certificación orgánica es una herramienta que asegura y garantiza al consumidor la calidad y la trazabilidad de un producto obtenido bajo un sistema sostenible, socialmente justo y que respeta el medio ambiente. Pero también es útil al productor, porque lo posiciona mejor en el mercado.

A su vez la implementación de un sistema de producción orgánico beneficia significativamente al medio ambiente ya que los métodos de esta producción apuntan a lograr un equilibrio ecológico integrando la biodiversidad, agro-diversidad, la conservación del suelo, promoviendo la eliminación del uso de fertilizantes químicos, pesticidas y organismos genéticamente modificados.


¿Cómo reconocer los productos orgánicos certificados?

Para garantizar la calidad y los atributos que diferencian a los productos orgánicos, las certificadoras les otorgan un sello, que identifica que el producto cumple con la normativa orgánica. El sello de la certificadora se puede encontrar en los rótulos o etiquetas de los productos en las góndolas.

A fines de 2012, el Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca promovió el uso de un sello que identifica a todos los productos orgánicos. Este sello acompaña al sello de la certificadora.

   

¿Cuál es la situación actual del mercado orgánico?

La agricultura orgánica en la Argentina y en el mundo se encuentra en un proceso de profesionalización. En la Argentina contamos con una ONG conducida por un grupo de productores orgánicos que trabaja por y para esto. Se trata de MAPO, Movimiento Argentino para la Producción Orgánica.

A medida que transcurren los años, se utilizan menores áreas de superficie para más producción, fortaleciendo así la necesidad de un uso más eficiente de la tierra para poder alimentar de una manera sana y consistente a una población creciente.

Por ser un tipo de producción diferenciada, muchas veces el incremento en la eficiencia implica lograr mayores volúmenes reduciendo la superficie, dejando así tierra para otros cultivos o como reservorio de biodiversidad para el cuidado del ecosistema.

¿Cuál es el panorama para el futuro de la producción orgánica?

Como antes mencionamos, el consumidor está cada vez más concientizado y en su escala de valores prioriza la calidad de los alimentos sobre otros bienes de consumo. Esto se traduce en una creciente demanda de productos orgánicos.

No sólo podemos hablar de un crecimiento en el consumo orgánico, sino que incluso la superficie destinada a este tipo de agricultura ha crecido en los últimos años en el mundo: UE y Estados Unidos, siendo Argentina uno de los principales países con superficie dedicada a la agricultura orgánica.

Que el Sector Orgánico esté en  continuo crecimiento es muy bueno para la Argentina porque favorece la demanda de nuestros productos.

El principal destino de las exportaciones orgánicas de nuestro país es EE.UU., destino que por primera vez en el año 2012 superó el volumen de exportaciones de la Unión Europea. En tercer lugar se ubica Suiza, y lo siguen países como Canadá, Ecuador, Rusia, Brasil y Australia.

Por ser un producto diferenciado, requiere de una mayor planificación de las empresas productoras para cumplir  con las cantidades y calidades que respondan a las necesidades y dinámicas del mercado y los consumidores. Por este motivo y por la entrada de nuevos actores a este tipo de producción, junto con una demanda cada vez más creciente,  es que hay un permanente acomodamiento de la relación oferta – demanda.

Argentina en números

• En el 2012 se exportaron 1.395.794 kg de productos orgánicos frescos e industrializados, tanto de origen vegetal como animal.
• Las exportaciones de productos orgánicos industrializados crecieron un 21% durante el 2012.
• La superficie de productos orgánicos cosechada en el 2012 fue de 59.613 hectáreas, ubicándose por encima del promedio de los últimos diez años..
• La superficie bajo seguimiento orgánico en el 2012 fue de 3,6 millones de hectáreas (3,3 millones de hectáreas se dedican a la producción ganadera y 240 mil hectáreas correspondieron a superficie destinada a producción vegetal).
• Mayor diversificación tanto de productos como de presentación de los mismos en el mercado interno. Al volumen de hortalizas y legumbres se le suma ahora un mayor volumen de productos industrializados como yerba mate; azúcar de caña; jugos de fruta; papilla para bebe y aceite de oliva.

Para conocer más sobre certificación orgánica y cómo es el proceso, pueden visitar www.oia.com.ar.

Para informarse más sobre la producción orgánica, pueden acceder a la página de MAPO (Movimiento Argentino para la Producción Orgánica)  o a la del SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) 
Ver Galería Completa

Compartir: