OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación
OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación

30/09/2016

Los consumidores chinos quieren alimentos naturales y ecológicos

Los consumidores chinos están dispuestos a pagar más por los alimentos naturales, ecológicos y que no contengan ingredientes inapropiados, lo que ofrece oportunidades para aumentar las ventas de los fabricantes de alimentos y los minoristas.

Cada vez más consumidores chinos escogen dietas especializadas que satisfagan su deseo de consumir alimentos ecológicos, bajos en grasas o en carbohidratos, o que eliminen ingredientes según sus sensibilidades, alergias o convicciones personales. Aproximadamente el 70% de los participantes en la nueva encuesta de Nielsen acerca salud global y opinión sobre ingredientes afirman que siguen una dieta que limita o prohíbe el consumo de algunos alimentos o ingredientes, una cifra que está por encima de la media global (64%). Además, el 82% respondió que está dispuesto a pagar más por alimentos que no contengan ingredientes inapropiados, también más que la media global (68%).

“Los consumidores quieren alimentarse de maneras que aborden sus preocupaciones dietéticas reales, pero no pueden hacerlo solos. Necesitan que los fabricantes de alimentos les ofrezcan productos elaborados con las sensibilidades alimentarias y las dietas especializadas en mente, y también necesitan que los minoristas tengan en sus lineales un surtido adecuado de alimentos para una variedad más amplia de necesidades”, explica Yan Xuan, presidente de Nielsen en la región de Gran China. “Es una oportunidad importante para los minoristas y fabricantes de alimentos, pero, incluso dentro de los mercados individuales, la salud y el bienestar no se pueden generalizar. Los minoristas y fabricantes tienen que identificar los segmentos con más potencial y los elementos que promuevan la participación de los consumidores, y, después, adaptar sus mensajes y sus productos en consecuencia”.

Consumir o no consumir, esa es la cuestión
A medida que los consumidores chinos se preocupan más por su salud, prestan más atención a los ingredientes que contienen sus alimentos y bebidas (79%). Generalmente, los consumidores chinos prefieren los alimentos bajos en grasas (35%), bajos en carbohidratos (35%), bajos en sodio (35%) y que no contengan azúcar (23%). A los consumidores les gustaría que hubiese en los lineales más alimentos naturales (67%), ecológicos (55%) y sin organismos modificados genéticamente (52%). Los ingredientes que más evitan son los ingredientes artificiales como los saborizantes artificiales (73%), los conservantes (73%), los colorantes (71%), los edulcorantes (58%), los antibióticos u hormonas en los productos de origen animal (63%) y los organismos modificados genéticamente (57%).

La mayoría de consumidores prefieren no comprar alimentos y bebidas que contengan un ingrediente determinado porque lo consideran perjudicial para la salud. Es más, muchos también consideran los alimentos como medicinas naturales. Aproximadamente el 73% de los consultados chinos afirma que toman decisiones dietéticas para evitar sufrir problemas de salud como la obesidad, la diabetes, el colesterol alto o la hipertensión.

La clave del éxito: satisfacer las necesidades de los consumidores
La creciente necesidad de alimentos saludables por parte de los consumidores ofrece oportunidades excelentes para los minoristas y fabricantes de alimentos, ya que el 77% de los consumidores chinos tiene una opinión mejor de las compañías que no ocultan de dónde proceden sus productos ni cómo están elaborados o cultivados (frente a un 73% de media global); además, el 70% de los encuestados chinos prefiere comprar en los minoristas que ofrezcan una variedad de productos para sus necesidades dietéticas especiales (un 57% globalmente). Sin embargo, estas necesidades todavía no se satisfacen del todo, ya que solamente el 40% de los encuestados está satisfecho con las opciones actuales de alimentación saludable.

“El consumo en China busca cada vez más la salud y la seguridad, que se han convertido en los dos mayores atributos que afectan a las decisiones de los consumidores sobre qué comprar, según nuestro estudio. El precio ya no resulta tan importante como la calidad y la salubridad, y, a medida que China continúa urbanizándose, aumenta la población de clase media, mejora su calidad de vida y los jóvenes se convierten en los consumidores predominantes. Por lo tanto, los fabricantes de alimentos y minoristas deberían aprovechar esta oportunidad y ajustar sus estrategias comerciales”, concluye Xuan.

Más información en www.nielsen.com

Fuente: Fresh Plaza
Fuente fotográfica: La Republica
Ver Galería CompletaVer Galería Completa

Compartir: