OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación
OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación

25/06/2018

La Nación busca fortalecer la elaboración de productos orgánicos.

Autoridades nacionales proponen fortalecer las cadenas de valor de productos de origen orgánico.

Autoridades nacionales proponen fortalecer las cadenas de valor de productos de origen orgánico, por lo que se realizó una reunión entre el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao; el secretario de Alimentos y Bioeconomía del Ministerio de Agroindustria, Andrés Murchison; la directora nacional de Alimentos y Bebidas, Mercedes Nimo; el presidente y vicepresidente del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO), Ricardo Parra y Christian Martinete, respectivamente.

Tras esta junta, Barañao remarcó que “tenemos el desafío de disminuir la pobreza y generar trabajo de calidad”, a lo que agregó que es “importante crear nuevas cadenas de valor en el área alimentos que se relacionen con el concepto de lujo responsable, el comercio justo y la economía social”. “Vemos que la producción de alimentos orgánicos y premium requiere de una integración de la agricultura con las nuevas
tecnologías, para atender, por ejemplo, la generación de envases o packaging biodegradable”, agregó el ministro.

“Sinergia y trabajo en equipo”

Por su parte, Murchison aseguró que “es muy importante lograr sinergia y trabajo en equipo. Claves para potenciar el negocio que tiene la exportación de orgánicos en la Argentina. Hay distintos mercados mundiales que están interesados en invertir y estamos estudiando cómo llegar a ellos y centrarnos en incentivar la producción orgánica”. “La producción orgánica se basa en la sustentabilidad”, enfatizó el
presidente de MAPO.

Posicionamiento de Argentina

Durante el encuentro en cuestión se remarcó la intención de posicionar al país como un “jugador importante” en la producción orgánica a nivel mundial; se establecieron los primeros pasos a seguir para mostrar nuestro potencial en el exterior; destacaron la necesidad de atender a las economías regionales; y conversaron sobre la urgencia de atender a las dificultades en materia de gestión administrativa, comercial y productiva de los pequeños productores locales. “Tenemos que identificar las oportunidades que no están siendo cubiertas”, resaltó Barañao.

Crecen las exportaciones de productos orgánicos de nuestro país

La demanda de los productos orgánicos, elaborados sin agroquímicos o fertilizantes, continúa creciendo en nuestro país, pero no para el mercado interno. Estos elementos se destinan principalmente a exportación, siendo Estados Unidos, con el 45 por ciento del total, el principal destino.

Puntualmente, un relevamiento desarrollado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) el consumo local de productos orgánicos “sigue mostrando una muy baja participación”. Cabe aclarar que dentro de éstos se incluyen cultivos industriales, hortalizas, legumbres, frutales, cereales y  oleaginosas. En cuanto al mercado interno, el mismo informe revela que “sigue siendo bajo”, aunque “se continúa viendo, de acuerdo con lo informado por las entidades certificadoras, una mayor diversificación y presencia de ferias locales y en distribución directa a consumidores”. Al respecto, actualmente se incluyen productos industrializados como harina, azúcar o yerba mates; además de diversas hortalizas. SENASA también destaca que más allá del destino, la superficie cosechada el año pasado cayó un 8%,aunque las 77.042 hectáreas que se cosecharon estuvieron por encima del promedio de los últimos cinco años. Esto quiere decir que a pesar de que la superficie cultivada haya sido menor, el total de los productos que se comercializaron creció.

El rubro que sí mostró un fuerte avance fue la cosecha de cultivos frutales, con un alza del 64% en la superficie cosechada, mientras que los cereales y oleaginosas se contrajeron un 24%. Fue la provincia de Buenos Aires la que acumuló mayor superficie cosechada, con 28.000 hectáreas equivalentes al 36% del total, seguida por Salta y Mendoza. En el caso de las frutas las principales provincias productoras fueron
Neuquén (42%), Río Negro (35%) y Tucumán (12%). Las dos primeras, principalmente con cultivos de frutales de pepita y carozo, mientras que Tucumán, en limones y arándanos. “Tanto en manzanas, como limones y arándanos se observó un crecimiento de la superficie cosechada”, destacó el informe.
Ver Galería Completa

Compartir: