OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación
OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación

10/02/2019

Orgánicos: Calidad visible en los alimentos.

Los productores de orgánicos trabajan en mejorar la promoción y la comercialización de estos alimentos de calidad y los posicionan dentro del mercado de especialidades.

Mas allá de que la producción orgánica se volvió un modelo para concientizar sobre los recursos disponibles del ambiente y su cuidado, los productores se reúnen para presentar y mejorar la calidad de los alimentos elaborados en distintas regiones del país. El objetivo es promover el consumo interno, donde son considerados especialidades o alimentos con futuro.

En diciembre pasado, el Obelisco fue escenario para ofrecer orgánicos que ya poseen certificación, lo que garantiza su trazabilidad. En cada encuentro se viene registrando un aumento de productos destinados al mercado interno y que están en franco desarrollo como aderezos, chimichurri, salsas de tomate, vinagres y hasta endulzantes. La fortaleza estuvo en la variedad y la presencia
de panificados, vinos y hasta huevos. Además, los precios se van adecuando, derribando el mito que son caros en góndola. La idea es aumentar los llamadores como talleres de huerta, clases de cocina,
degustaciones y rondas de negocios.

PRODUCCIÓN. Argentina produjo, hasta el momento, casi 180.000 toneladas en orgánicos mientras que consumió algo más de 2.000 toneladas, una cifra baja que deja un promedio de 50 gramos/hab/ año. Pero ¿cuánto se exporta? En 2018, se exportaron algo más de 178 mil toneladas, casi el 99% de los producido. En Argentina hay 3,2 millones de hectáreas certificadas, lo que representa un crecimiento interanual del 12% y que lo coloca segundo en el ranking mundial, detrás de Australia.

Según Food Safety, creció el número de productores y elaboradores certificados, en especial para el mercado de EEUU bajo la norma NOP (National Organic Program). La mayoría de los datos relevados son del Senasa, que están bajo norma europea. Por lo que la producción de orgánicos es un fenómeno con cifras óptimas a futuro.

OPORTUNIDAD. El objetivo es aumentar la oportunidad comercial con más ferias. Para avanzar se necesita asignar recursos. En este sentido, se está actualizando un Plan Estratégico al 2030 donde se buscará estimular la investigación, difusión, transferencia, proveedores y adopción de innovaciones tecnológicas orientadas a la Producción Orgánica. Más producción con estrategias de promoción del consumo local.

Este plan, encarado al 2030, está en consonancia con el Plan Estratégico Regional de la Comisión Interamericana de Agricultura Orgánica (CIAO) que integra más de 20 países del hemisferio Sur y que Argentina lidera a través del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). El sector está bien representado en una Mesa Histórica Nacional que funciona desde hace más de 20 años en la actual Secretaría de Agroindustria de la Nación, en una fuerte red públicoprivado de alcance federal. “Se necesita acortar la brecha tecnológica con la producción convencional invirtiendo y desarrollando bioinsumos, maquinaria adaptada y semillas en cuanto a la producción primaria, integrando cadenas de valor y realizar inteligencia comercial para exportar con mayor valor agregado”, reflexiona el Ing. Agr. Facundo Soria, coordinador del Área de Producción Orgánica presente en la jornada respecto a la promoción de orgánicos y agregó que “hay que trabajar internamente para seguir aumentando el consumo interno y despertar las economías regionales”.

Desde el Área de Producción Orgánica indican que hay que trabajar para aumentar el consumo interno y despertar las economías regionales donde éstas herramientas de diferenciación permitan lograr un impacto.

EXPERIENCIA. Desde un establecimiento de Funes, Santa Fe, Graciela López cuenta que vive de producir dulces orgánicos. La marca es “Dulce del Jardín”, donde los únicos ingredientes utilizados son frutas y azúcar orgánico certificado. “La celebración de la Semana Orgánica, organizada por la Secretaría de Agroindustria en diciembre, fue esencial al estar fuera del lugar de producción en el que estamos día a día reponiendo stock. Estar en pleno obelisco con nuestros dulces fue único”, señaló a Super CAMPO. Además, dejó en claro que cualquiera puede trabajar orgánico, pero hay que ser perseverante.

Dulces del Jardín se ideó en 2001 sin hacer un estudio de mercado predio. Estuvo el convencimiento de concretar un proyecto orgánico sin pensar en su rentabilidad. “La etapa de profesionalización viene con el tiempo. Los principios básicos de la agroecología son el motivo clave para producir orgánicos y no hacerlo como una moda, aunque reconocemos que es un mercado que está en franco crecimiento. Hay tener que tener consciencia de que tenemos un ecosistema dado vuelta”, revela la propietaria y lo dice por experiencia ya que el suelo con el cual arrancaron no estaba preparado para tener una producción más rentable y abundante.

“Comenzamos con un suelo totalmente devastado porque nos dimos cuenta que había sido usado como horno de ladrillos, es decir, toda su capa fértil había sido quitado para esa producción. Cortamos el pasto, cuidamos el suelo con las hojas de los árboles que conseguimos de la zona. Ese trabajo fue mano de obra pura sin inversión económica. Pasaron casi 11 años, cuando realizamos un análisis de suelo y el resultado fue que el suelo era 3 veces superior a cualquier campo de la zona”, comenta Graciela López sobre este inicio sustentable que los lleva a formar parte del mercado orgánico nacional. Perseverar con asesoramiento externo de parte de especialistas en costos, procesos, en la producción primaria, elaboración y transformación de producto tanto con un ingeniero agrónomo y asistir a los programas de incentivos.

MAESTRO DEL PAN. Mario Schneider, dueño de Hausbrot hace 30 años, elabora panificados, budines y huevos que vienen de los campos orgánicos de cereales en Tres Arroyos. De ahí, sacan el trigo, cebada, centeno y la avena. “Lo que hacemos es colocar trigo completo con todos sus nutrientes, lo molemos y dentro de las 48 horas del molido, usamos el 100% de extracción para elaborar panes. Los cereales son un agregado orgánico porque es en la cáscara donde se almacenan los agroquímicos”. Asimismo, incursionan con los huevos orgánicos directo del campo de Tres Arroyos. Estos huevos orgánicos certificados provienen de gallineros móviles que van rotando en la hacienda o pasturas que aportan fertilidad al campo y obtener huevos de calidad.

Mario Schneider también es socio fundador del MAPO desde 1995 y, a pesar de la trayectoria de Hausbrot, cada feria como la Semana Orgánica es concebida como un comienzo de consolidación y crecimiento real para el mercado interno. Los productores quieren poner foco en las exportaciones, mejorar las certificaciones y las estrategias de promoción. “Un productor de orgánicos, para identificarse como tal, necesita al menos dos años de transición. En esos años produce, pero no accede al precio orgánico. Esto siempre se presenta como una barrera de entrada dificultosa. Para ello, se necesita de acompañamiento oficial”. Los productores que quieran hacer orgánicos tienen que asumir que no se puede producir orgánicos pensando en forma convencional. Es cambiar completamente el sistema de producción y mirar, como mínimo, a mediano plazo.

Fuente: SuperCampo
Ver Galería Completa

Compartir: