OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación
OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación

23/04/2019

Los secretos de Dinamarca para ser líder mundial en medio ambiente, comida orgánica y energía.

El ministro Jakob Ellemann-Jensen, que llegó a la Argentina en la comitiva de la reina Margarita II, describe la política del país europeo en estos temas.

Es la primera vez que el ministro de Ambiente y Agricultura danés, Jakob Ellemann-Jensen, de 45 años, visita la Argentina. Llegó en la comitiva oficial con la reina Margarita II de Dinamarca, junto al príncipe Federico (heredero al trono), el canciller Anders Samuelsen y 31 empresarios con inversiones en el país.

En una entrevista con Clarín en Copenhague antes de partir a Buenos Aires, justo cuando se registraba el día más cálido del invierno en mucho tiempo, el funcionario sostuvo que el viaje constituye 'una buena forma de apreciar los valores, para fortalecer los valores comunes que tienen nuestros países y para ver que dos países de lados opuestos del mundo son, en realidad, algunos de los que creen en lo que se basa la cooperación internacional'.

Dinamarca tiene un ministerio de Ambiente desde 1971, cuando en gran parte del mundo no aún había una conciencia real sobre un asunto que ahora se globalizó y preocupa a todos.

Ellemann-Jensen, que maneja un presupuesto anual de 2.000 millones de dólares, dice que hay con Argentina algunos puntos en común a pesar de las diferencias. 'Somos un país muy pequeño, probablemente en tres horas se pueda ver la mayor parte, tenemos poco más de cinco millones de habitantes, de ninguna manera somos tan grandes como Argentina; sin embargo, tenemos algunos rasgos en común', afirmó.

El ministro añadió: 'En mi agenda esto desde luego tiene que ver con la agricultura y la alimentación. Normalmente nos enorgullece mucho decir que producimos cerca de tres veces más alimentos de lo que necesita nuestra población. Y sí, sé que ustedes producen diez veces más'.

Ellemann-Jensen, parlamentario como varios de los funcionarios del primer ministro Lars Løkke Rasmussen, perteneciente al partido Venstre, advirtió que 'la industria de la alimentación' es uno de los principales intereses de su gestión.

He tenido el privilegio de comer carne argentina de vez en cuando en distintos restaurantes de Copenhague especializados, estamos muy contentos con ellos, de modo que aparte de ser agricultores tenemos algunas otras oportunidades del mismo tipo, algunos otros desafíos iguales y espero que esta visita de Estado fortalezca los lazos que compartimos. Tenemos también muchos vínculos culturales', cuenta.

Según Ellemann-Jensen, 'poner el medio ambiente junto con la producción en este ministerio no ha sido fácil', aunque considera necesario combinarlos. 'En nuestro caso, sabemos que la agricultura, la producción, ejerce un impacto en el medio ambiente. Estamos tratando de llevar adelante medidas que limiten la polución a los océanos, la polución a los ríos y arroyos y demás; no solo tratando, lo estamos haciendo', menciona.

Dinamarca se define como un país agrícola. Su superficie es de 43.000 kilómetros cuadrados (Argentina tiene más de 7.200.000 km2). Cuenta con una población de 5,8 millones de habitantes, es decir casi siete veces menos que Argentina.

'La mayor parte de nuestra tierra está cubierta por campos de siembra. Y esto es algo de lo que tenemos que ser conscientes, que nuestra producción tiene que ser sustentable pero no podemos compararnos con otros países europeos en los que hay una cantidad mucho menor de tierras destinadas a la agricultura', apuntó Ellemann-Jensen.

Otra de las áreas donde, según el ministro, puede haber un intercambio mayor entre Dinamarca y Argentina es la energía. A modo de ejemplo, el agua caliente en esta nación europea llega directamente a los hogares desde la red, no se utiliza el gas. Es un país ventoso donde el 44,4% de la demanda de la electricidad está cubierta por el viento. Y el 60% tiene la calefacción urbana en sus casas.

'Cuando en un principio empezamos con la energía eólica, no resultó muy eficiente. Fue más que nada como demostración, como show, porque era tan caro montar los molinos y producir energía eólica que la perspectiva económica no tenía mucho sentido', recordó el funcionario.

'Pero cuando se es un país chico y muy dependiente del mundo que te rodea y cuando tus recursos naturales son limitados, es necesario encontrar otras soluciones. Y la energía eólica era una de las soluciones que empezamos a buscar muy intensamente. Y eso fue hace 45 años, y desde entonces ocurrieron algunas pocas cosas, y ahora podemos producir energía eólica de una forma que tiene sentido, tanto para el medio ambiente como para la economía', explica.

Dinamarca utiliza instalaciones de aguas residuales, por lo general de proveedores de energía de red. En vez de gastar energía en el tratamiento del agua residual, esos proveedores producen energía. Además, es un país donde la inflación (1,2% anual), el desempleo (4%) y la corrupción no son un problema.

Respecto de los alimentos orgánicos, que Dinamarca empezó a trabajar en 1990, Ellemann-Jensen admite que hubo que educar al consumidor. 'Y creo que llevó muchos años crear esta toma de conciencia, porque no llueve del cielo y de pronto uno piensa: 'Puede ser que la comida orgánica sea mejor''.

El 25% de las exportaciones danesas lo constituyen los alimentos. Por eso ponen el foco en la sustentabilidad y continúan trabajando para mejorar la calidad. Esto lo lleva a ser un país líder en el mundo en estos temas.

Fuente: Diario Clarín


Ver Galería Completa

Compartir: