OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación
OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación

10/04/2013

Vinos orgánicos, una alternativa a lo conocido

Tendencias y modas. En el mundo del vino también están presentes. Tapón sintético o corcho natural. Blancos, tintos, rosados. Maridajes. Servicios. Personalidades. Todos se ven influenciados por los dos primeros términos.

Los hay con crianza en barricas de roble, con cuidados especiales desde la planta, terruños 'predilectos, variedades 'estrella' y manos elaboradas que hacen maravillas.

Y si de tendencias se trata, la elaboración de vinos orgánicos bien podría caber en esta rama. Una elaboración especial, un tratamiento particular y la calidad de un producto sin adicionales por encima de todo.

¿Cuáles son las principales características de un vino orgánico?
“Un vino orgánico se obtiene principalmente de la elaboración de uvas orgánicas, es decir, uvas que provienen de un sistema de producción sin el uso de insumos de síntesis química, que mantiene o mejora los recursos del agroecosistema, protegiendo así también tanto al mismo trabajador de las fincas como al consumidor de toda contaminación química”, explica el Ing. Agr. Santiago Soria, representante de la OIA, Cuyo (Organización Internacional Agropecuaria).

Los métodos de elaboración del vino orgánico deben estar basados en procesos físicos, mecánicos o biológicos, pero nunca químicos, de acuerdo a lo que afirma el experto. Los insumos enológicos tampoco deben provenir de síntesis químicas ni de manipulación genética.

Elixir (portal): ¿Qué elementos y procesos son vitales para que un vino sea orgánico y no pierda esta condición tanto en la planta como en la bodega?

Santiago Soria: Existen dos condiciones fundamentales para que un producto mantenga su condición de orgánico: la 'integridad orgánica', que no se dañe ni se altere su condición natural, y la 'identidad orgánica', que se logra con un sistema de trazabilidad eficiente con el que fácilmente se conozca toda la historia de producción.

Elixir: ¿Las uvas requieren de un cuidado especial durante su proceso madurativo en la planta?

S.S.: No, simplemente que no estén expuestas a ningún factor de contaminación. Los sistemas de producción orgánicos tienden a imitar lo más fiel los ciclos de la naturaleza, sin forzar en exceso el agroecosistema. Afortunadamente el clima de Mendoza, a diferencia de otras zonas vitivinícolas del mundo, el agua y el entorno no contaminado favorecen las prácticas orgánicas.

Elixir: ¿Qué características debe tener el suelo?

S.S.: No existen condiciones especiales en cuanto a su nivel de fertilidad física o nutricional inicial. El mismo sistema de certificación orgánica requiere que recién la tercera cosecha de uva bajo manejo orgánico puede ser considerada 'orgánica', y esto se debe a la necesidad de asegurar que tanto el suelo como las mismas plantas de vid no posean residuos de químicos de manejo convencional pasado.

Elixir: ¿Cómo interfiere el rol del enólogo cuando se trata específicamente de un vino orgánico?

S.S.: Es fundamental la labor del ingeniero agrónomo y del enólogo, como actores y administradores del conocimiento, que permite producir, con lo que la naturaleza brinda, que siempre es lo más adecuado, lo más reciclable y por ende, lo menos contaminante.

SABOR ARGENTINO
Uno de los representantes argentinos que elabora vino orgánico es Solandes, pequeña bodega certificada por OIA, fundada en 2005 que desde entonces se ha especializado en la elaboración de vinos tintos, blancos y rosados de alta calidad. Su filosofía se centra en el cuidado del entorno natural y medioambiente a partir de prácticas orgánicas, combinando el espíritu artesanal con la última tecnología para lograr un producto genuino.

Los viñedos -32 hectáreas implantadas- se encuentran ubicados en Villa Atuel, al Sur de la provincia de Mendoza, en las llanuras al pie de la cordillera de Los Andes. Alí los suelos son aluvionales, con diferentes texturas que van desde arenoso a franco arenoso, y el clima el semiárido, con marcada amplitud térmica.

Los representantes de Solandes explican que el sistema de conducción de los viñedos es espaldero alto en cordón bilateral. La Cosecha aquí se realiza durante los meses de marzo-abril, de forma manual en cajas de 18 kilogramos, a fin de que los racimos no se dañen, y para evitar cualquier posible ruptura o tratamiento agresivo de los granos en su camino hacia la bodega.

“En Solandes todo comienza en el viñedo. Cada parcela e incluso cada planta son tratados en forma individual y manual, utilizando también tecnología disponible para maximizar la calidad. Todas las labores forman parte de un sistema de precisión: la poda de invierno, tarea que establece el escenario del futuro vigor; rendimiento y distribución de la planta; el riego de invierno y primavera, cuyo régimen comienza en agosto para asegurar un buen comienzo de ciclo vegetativo; trabajo de raleos, tarea manual que asegura que la energía de la planta se canalice adecuadamente hacia el crecimiento de los brotes deseados, y obtener una canopia balanceada; el riego del verano y el mantenimiento del intenso color verde en las hojas, que indica actividad fotosintética. La medición del vigor de la planta resulta importante para intensificar la homogeneidad. Y a medida que se aproxima la cosecha, se mide la maduración de la baya por degustación, tratando de determinar niveles de azúcar, acidez, antocianos y polifenoles”, aseguran desde la bodega.

CON EL SABER A CUESTAS
La agricultura orgánica es un sistema de producción que trata de utilizar al máximo os recursos de la finca, dándole énfasis a la fertilidad del suelo y la actividad biológica, y al mismo tiempo, a minimizar el uso de los recursos renovables y no utilizar fertilizantes y plaguicidas sintéticos para proteger el medioambiente y la salud humana. La agricultura orgánica involucra mucho más que no usar agroquímicos.

SOLANDES EN PRIMERA PERSONA

Elixir: ¿Hace cuánto tiempo trabajan con vinos orgánicos?

Solandes: Hemos certificado nuestra bodega como establecimiento elaborador a principios de 2012, luego de un largo proceso de adecuación a las normas y procedimientos de Buenas Prácticas de Manufactura. En bodega Solandes no se elaboran vinos convencionales sino solo vinos orgánicos.

Elixir: ¿Qué variedades tienen?

Solandes: Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Chardonnay, variedades clásicas que han demostrado expresar en forma óptima sus cualidades y tipicidad de acuerdo a las características del suelo y clima de la zona. No obstante, hemos de experimentar con otros varietales. Entre ellos destacan los resultados obtenidos recientemente con uvas Carmenere.

Elixir: ¿Cómo y dónde se comercializan los vinos de Solandes?

Solandes: Tanto en el mercado externo, a países nórdicos de la Unión Europea y Estados Unidos, como así también en el mercado interno. Apuntamos a un consumidor 2.0, por lo que ponemos mucha atención en la venta a través de redes sociales y de nuestro sitio Web.

Elixir: ¿En qué región trabajan específicamente?

Solandes: Podríamos decir que hemos comenzado en nuestra provincia, por supuesto con expansión a Capital Federal, Gran Buenos Aires, y sobre todo las provincias de Santa Fe y Córdoba. Este año hemos iniciado nuestra distribución en la Patagonia y Tierra del Fuego.

Elixir: ¿Cuales son las perspectivas para el futuro?

Solandes: Elaborar un espumante orgánico, perfeccionar nuestro Carmenere y contar con el asesoramiento de Eno-Rolland.

“A fines de 2008, los viñedos comenzaron el proceso de certificación orgánica. En noviembre de 2010, Solandes recibió la Certificación Orgánica de todos sus viñedos y olivos por la Organización Internacional Agropecuaria (OIA), una compañía líder, cumpliendo los estándares de la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (IFOAM). La primera cosecha totalmente certificada de vinos elaborados con uvas orgánicas fue lanzada en 2011. En 2012, la Bodega Solandes se convirtió en establecimiento elaborador de vinos orgánicos con las certificaciones de Norma Orgánica Argentina/Unión Europea, NOA; National Organic Program (NOP) y Japanese Agricultural Estándar (JAS)”, afirman desde la bodega.

“Amamos nuestra tierra... un terroir único, en el oasis del Sur de Mendoza, donde crecen nuestros viñedos sin agroquímicos, sin pesticidas, todo natural como el agua de las nieves de Los Andes que riegan. Nuestro vino es hijo de este entorno único y privilegiado que expresa en su cuerpo el espíritu de la tierra y la pasión de nuestras manos”.

Para más información de la bodega, ingrese en www.solandes.net .

Fuente: www.bacoclubonline.com.ar/
Ver Galería Completa

Compartir: