OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación
OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación OIA - Organización Internacional Agropecuaria | Servicio Internacional de Certificación

16/04/2013

La protección fitosanitaria en un mundo globalizado

Rendimientos de cultivos a nivel mundial puede reducirse entre un 20- 40%

Con el aumento del comercio agrícola internacional, también crece la posibilidad que “invitados no deseados” lleguen a nuevos destinos.
Cada año el rendimiento de los cultivos a nivel mundial se reduce entre un 20 y 40% debido a plagas o enfermedades de las plantas, según advirtió la Secretaría de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF), de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO).

De acuerdo a lo reportado por la FAO, si las frutas y plantas pueden viajar desde un extremo del mundo a otro, también lo pueden hacer los “pasajeros” menos recomendados, como es el caso de huevos de la mosca de la fruta ocultos en la piel de las naranjas, o escarabajos y coleópteros que se esconden en los embalajes de madera que escapan a la detección.

Si bien no hay datos exactos disponibles, se sabe que un número significativo de estas plagas se introdujeron a través del comercio internacional.

“Además de los <> más conocidos – la mosca de la fruta del Mediterráneo, la roya del trigo, la gardama africana – , existe un amplio abanico de culpables que están dañando cultivos y socavando los medio de vida de los agricultores de todo el mundo: el barrenador de la berenjena, el tizón bacteriano de la yuca, los nematodos de la papa, la polilla de la uva y los caracoles gigantes del arroz (del género Pomecea). La lista es larga y muy variada”, consignó la FAO.

La entidad informó que hacer frente a la introducción y brotes de plagas cuesta a los gobiernos, agricultores y consumidores miles de millones de dólares cada año. Erradicarlas es a menudo imposible y combatirlas supone un porcentaje importante del costo de la producción de alimentos.

Hasta el momento la CIPF – entidad que actúa como una red de intercambio de información entre los países sobre la incidencia de plagas, medidas activas para combatirlas, reglamentos fitosanitario y mejores prácticas, entre otras actividades – ha formulado 50 normas de base científica acordadas a nivel internacional, que detallan cómo se deben manejar las plantas y productos vegetales en el comercio, conocidas como Normas Internacionales sobre Medidas Fitosanitarias o NIMF.

Durante la última semana la Comisión de Medidas Fitosanitarias (CMF) – el órgano rector de la CIPF – aprobó dos NIMF revisadas durante su reunión anual.

La primera fue una actualización de la NIMF 11: “Análisis de riesgo de plagas para plagas cuarentenarias, incluido el análisis de riesgos ambientales y organismos vivos modificados”. Esta añade una guía detallada sobre cómo las autoridades deben realizar un análisis de riesgo para determinar si una planta importada puede constituir una plaga para los cultivos o las plantas silvestres, si debe ser regulada, y la forma de identificar las medidas fitosanitarias oportunas que reduzcan el riesgo a un nivel aceptable.

La segunda fue la NIMF 15: “Directrices para reglamentar el embalaje de madera utilizado en el comercio internacional”. Esta fue revisada para ofrecer una orientación más específica sobre los tratamientos aprobados para los embalajes de madera.

Se informó que está dentro de los planes de la CPM desarrollar una nueva NIMF destinada a reducir la transmisión de plagas y enfermedades de las plantas a través de los contenedores marítimos, los cuales suponen cerca del 90% de todas las mercancías transportadas en el mundo.

“Vivimos hoy en un mundo globalizado e increíblemente interconectado, lleno de oportunidades para que las plagas y enfermedades se propaguen de un país a otro. Reducir los riesgos y prevenir o reducir al máximo esta propagación es mucho más rentable que tratar de erradicar o gestionar un brote después de su aparición”, aseguró Craig Fedchock, Coordinador de la Secretaría de la CIPF.

“Al hacerlo, protegemos a los agricultores del enorme daño económico que supone la aparición de plagas y enfermedades, protegemos a la industria y a los consumidores de los costos de control y erradicación, y prevenimos la pérdida de la biodiversidad, al tiempo que ayudamos a mantener ecosistemas viables y que funcionen bien”, añadió.

Dato
Anualmente se comercializa a nivel internacional la cantidad de US$1,1 trillones en productos agrícolas, en donde los alimentos representan el 82% del total.

Fuente: Portal Frutícola
Ver Galería Completa

Compartir: